Envíanos un mensaje

Condiciones de trabajo: factores esenciales para crear un buen clima laboral

El ser humano es el centro del trabajo, el elemento más importante en la empresa u organización. Y mientras este hecho no se asuma, de nada vale el uso de sofisticadas herramientas de gestión. El entorno organizacional es el medio ambiente humano y físico en el que se desarrolla el trabajo cotidiano. Influye en la satisfacción de los colaboradores y por lo tanto en la productividad. Las empresas u organizaciones pueden competir para ofrecer condiciones atractivas como medio para atraer y retener talento.

Las siguientes son algunas de las condiciones de trabajo que influyen en el clima laboral:

  • Factores de higiene

Los factores de higiene son las expectativas básicas que los colaboradores tienen de un entorno laboral. Cuando no se cumplen estas condiciones, los colaboradores se sienten extremadamente insatisfechos. Por ejemplo, un empleado de oficina puede esperar una silla cómoda, un espacio limpio y una pausa para el almuerzo.

  • Salud y Seguridad

Un ambiente sano y seguro. Las enfermedades y lesiones relacionadas con el lugar de trabajo son un problema común en muchas industrias. Los esfuerzos para hacer un trabajo saludable y seguro pueden incluir procesos, procedimientos y equipo de seguridad. Esto hará que sus trabajadores se sientan con la confianza de realizar sus labores, pues se saben cuidados por la empresa.

  • Remuneración

Empleo remunerado que proporciona un salario competitivo dado el talento de una persona y las exigencias de un trabajo. Cuando las condiciones de trabajo son malas, el salario puede aumentarse como compensación. Por ejemplo, una posición que es estresante puede establecerse en un nivel de pago más alto que una posición equivalente que no es estresante.

  • Reparto de utilidades

Planes que permitan a los colaboradores compartir el éxito de una empresa u organización favorece el sentido de pertenencia, al involucrarlos no solo en los procesos, trabajo, sino también en las ganancias que se generan. Así el reparto de utilidades funciona como un incentivo que estimula la productividad.

  • Beneficios o prestaciones adicionales

Compensación no salarial o salario psicológico como también se le conoce, fomentan un ambiente laboral favorable, incluir días libres, trabajo desde casa, fondos que fomenten el ahorro, licencia parental por nacimiento de hijo(a), apoyos educativos, apoyo de transporte, premios por resultados, programas de bienestar, actividades recreativas, etc., son algunos de los beneficios que no implican una remuneración económica directa, pero ayudan a complementar el salario monetario de un colaborador.

  • Responsabilidad y retos

Las responsabilidades y retos en un puesto también son importantes. Un colaborador que en su puesto no requiere mayor responsabilidad, no se le presentan retos o no se le considera para algo diferente durante un tiempo considerable, puede sentirse estancado(a) e interpretarlo como poco importante dentro de la empresa u organización, generando sentimientos negativos hacia esta y afectando a un corto o mediano plazo el ambiente laboral.

  • Carga de trabajo

En cada país se tiene como regulación un máximo de horas permitidas para laborar por semana, sin embargo, independientemente de esto, para cualquier caso la carga laboral debe ser equitativa a las horas asignadas para realizarse. El exceso de trabajo implica una inversión mayor de horas para la entrega de objetivos y menor tiempo personal para recuperarse física y mentalmente de la actividad laboral, lo cual origina, además de un bajo rendimiento en los colaboradores, un ambiente de trabajo pesado.

  • Horario de trabajo

Los trabajadores suelen preferir un horario estándar, fijo y predecible. Las horas irregulares que cambian de una semana a otra pueden disminuir la satisfacción de los colaboradores. Es posible que los turnos muy cortos no valgan la pena y esfuerzo de un viaje diario, además de la interrupción del horario. Los turnos demasiado largos pueden resultar agotadores. Trabajar durante horas no estándar puede interrumpir el sueño y las interacciones sociales.

  • Estrés ocupacional

Estrés relacionado con la carga de trabajo, el horario, la política de la oficina, los conflictos en el lugar de trabajo y las actividades inherentemente estresantes, como recibir quejas de clientes insatisfechos, además de las presiones del jefe inmediato y/o los compañeros, generan un ambiente inhóspito que se contagia fácilmente y se vuelve difícil de soportar, en situaciones extremas pudieran resultar, además, riesgos psicosociales si no se lleva un control del estrés laboral interno.

  • Equilibrio trabajo - vida

El equilibrio entre el trabajo y la vida personal es el grado en que un colaborador siente que su trabajo complementa y respalda su calidad de vida en lugar de reducirla. Proporcionar a los trabajadores y trabajadoras la posibilidad de conciliar su vida personal, familiar y laboral es un elemento importante en la gestión del capital humano, ya que fortalece la lealtad, mejora su bienestar, además de aumentar la eficiencia y competitividad de la organización.

  • Desplazamientos y viajes

Los desplazamientos diarios al lugar del trabajo inciden en la vida personal y laboral. Estos viajes y traslados de la casa a la oficina y de regreso pueden generar, además de mayor inversión en transporte (ya sea combustible o transporte público), cansancio mental. Con mayor frecuencia los trabajadores que recorren largas distancias se encuentran en estrés constante y tiene mayores problemas de conciliación. Por ejemplo, un trabajador que puede caminar al trabajo puede estar más satisfecho que uno que a menudo está atrapado en largos atascos de tráfico, o tiene que hacer varias escalas para llegar al destino.

  • Autonomía

El grado de libertad que disfruta un trabajador en su empleo. En el ambiente laboral de una organización, suelen existir normas y procedimientos estructurados para mantener el orden y el buen funcionamiento de la empresa. Sin embargo, la exagerada rigidez de esas normas puede llegar a cortar la creatividad de los trabajadores y convertirse en un obstáculo para alcanzar los resultados. La idea sería entonces permitir que los colaboradores tomen sus propias decisiones, delegar tareas y confiar que el trabajo será realizado eficientemente.

  • Cultura organizacional

Es un compendio de experiencias, hábitos, valores, normas, etc., por las cuales se rigen un grupo de personas en un mismo ámbito profesional. Este conjunto de características va a determinar la organización e interacción interna y externa. Dependiendo de cómo sea esta organización, las relaciones serán más o menos propicias, lo cual se verá trasladado a los resultados de productividad.

  • Gestión del rendimiento

Está demostrado que la evaluación del desempeño es un instrumento que puede ayudar a mejorar el ambiente organizacional, pues permite promover la equidad, igualdad y transparencia. Al mismo tiempo, es un mecanismo que permite la retroalimentación de las áreas de oportunidad, propiciando la generación de un plan estratégico para lograr las metas establecidas. Es bien sabido que un colaborador que tiene claro que debe de hacer, que se espera de él, hacia donde va, se le mide y retroalimenta, genera un mejor rendimiento laboral y promueve un ambiente organizacional sano.

  • Estabilidad laboral

La terminación de una relación laboral puede ser una experiencia traumática para un trabajador y la pérdida de sus ingresos puede tener un impacto negativo en su familia. Esta probabilidad percibida de que se rescinda el empleo sin justificación alguna, causa estrés a los trabajadores, y por consecuencia, disminuye su rendimiento. Por tal motivo, proporcionar un entorno de empleo estable donde los colaboradores reciban retroalimentación regularmente puede mejorar las condiciones de trabajo y brindarles la seguridad de que no serán despedidos de la noche a la mañana.

Como se observó, las condiciones de trabajo esenciales para un buen clima laboral están relacionadas con el saber del directivo, con los comportamientos de las personas, con su manera de trabajar y de relacionarse, con su interacción con la empresa, con las herramientas que utilizan y con la propia actividad de cada uno.

Es la alta dirección con su cultura y con sus sistemas de gestión, la que proporciona (o no) el terreno adecuado para un buen clima organizacional. Forma parte de las políticas de personal y de RRHH la mejora de ese ambiente con el uso de técnicas precisas. Smart Clima es una herramienta innovadora diseñada por expertos en la mejora del clima laboral, que permite hacer un diagnóstico completo del entorno, para implementar estrategias de acuerdo con las necesidades específicas de cada organización.

Le invitamos a conocer nuestro software por medio de una demostración